EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


lunes, 29 de abril de 2013

Video del Acto Homenaje a Óscar Guiñazú Álvarez 9 de Julio de 2002



Video del Acto Homenaje a Óscar Guiñazú Álvarez 9 de Julio de 2002 Biblioteca Domingo Faustino Sarmiento, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina.


Presentadores Teresa Gómez Atala y José Luis Colombini

Palabras del Lic. Miguel Ángel Ortiz

Actuación de Nélida Baez y Pedro Echechuri

Palabras recordando a Óscar Guiñazú Álvarez de Rafael Horacio López

Lecturas y Palabras de Carlos Brito Frisolo, Susana Lobo, Isabel Nieto Grando, Mónica Fornés, Julio Lemoine, Miguel Ortiz, Ana Maria Risoli, Rafael Horacio López y Osvaldo Guevara

domingo, 28 de abril de 2013

Video del Acto Homenaje a Óscar Guiñazú Álvarez, Disertación de José "Cholo" Vila Guerrero 9/7/2002


Video del Acto Homenaje a Óscar Guiñazú Álvarez 9 de Julio de 2002
Centro Cultural Cooperativo Cemdo, Italia 355, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina.
Presentadores Cristina Duje y Felipe Angelloti
Palabras de Florentino Bustos Molina
Disertación de José "Cholo" Vila Guerrero
Actuación del Coro dirigido por Pablo Verolez

sábado, 27 de abril de 2013

Video de la Disertación Antonio Esteban Agüero, una poesía del arraigo de Alejandro Nicotr

13 de abril de 2013. Video de la Disertación Antonio Esteban Agüero, una poesía del arraigo del destacado Poeta Alejandro Nicotra. Casa del poeta Antonio Esteban Agüero, Merlo, San Luis, Argentina. Palabras de bienvenida del Profesor Mario Ceretti, Presentación del disertante a cargo de la Profesora Beatriz Tombeur.

Disertación Antonio Esteban Agüero, una poesía del arraigo del destacado Poeta Alejandro Nicotra. 13 de abril de 2013

viernes, 26 de abril de 2013

Rememorando, Rafael Mario Altamirano-Ninalquín


REMEMORANDO

Don Juan Ruíz de Torres nació en Madrid, España, el 13 de julio de 1931.
Poeta, Ingeniero Industrial, Periodista y Dr. en Filosofía y Letras; publicó su primer libro de poemas a los 19 años.
Trabajó constantemente por la poesía solidaria y por su propia poesía durante muchos años. Asimismo trabajó y animó grupos de teatro.
Puede decirse que por la poesía trabajó siempre, desde la Asociación Prometeo de Poesía y desde la Academia Iberoamericana de Poesía, ambas de se creación, y desde los cuadernos de Poesía Nueva, con vigoroso y permanente impulso, mientras fue creando y publicando su obra personal de estimulante valor poético.
Vivó 10 años en Cali, Colombia y también en otros países en su afán de viajes y quehaceres.
Des que nos conocimos, por medio de la poesía, entré en el número de sus amigos, como amigo y beneficiario y ¡vaya si lo soy! Y en el año 2005, cuando Prometeo cumplió 25 años, dicha Asociación otorgó 7 Medallas de plata a poetas argentinos y me encontré entre los distinguidos por decisión del Consejo de dicha agrupación, que él integraba.
Se transcribe a continuación su opinión sobre mi desaparecida revista Provincia, difundida por internet por el poeta amigo y vecino José Luis Colombini, que me resulta de una valoración conmovedora a más de cinco años de escrita y la siento como un regalo de notable belleza y afecto. 
“Un hombre absolutamente singular y de mérito también absoluto, Rafael Marío, que dirige desde hace 40 años esta modestísima publicación, de factura siempre artesanal, de contenido abierto a cuanto poeta le escribe, cuya dirección completa siempre inserta. Yo no mido el mérito humano por los premios recibidos, los cargos ostentados o los capitales adquiridos o heredados, sino por la entrega más allá del deber o las recompensas. Y en ese sentido, Altamirano, que ha unido a su apellido un lugar que le fue generoso, nos ha demostrado a lo largo de muchos años, con una modestia infinita, con una escasez de medios incomprensible, con unas carencias económicas que nadie remedia, que el tesón, el buen hacer y la generosidad son los bienes más altos de la humanidad; con ellos, podemos aún aspirar a salvarnos. Villa Dolores y su Municipalidad deben saber que las ayudas que le han aportado sospechamos que con parsimonia las ha multiplicado mil veces "Provincia". “

(Juan Ruiz de Torres, 11.2007)

  
Rafael Mario Altamirano-Ninalquín
Villa Dolores, Córdoba, Capital de la poesía, Traslasierra, Argentina
Abril 2013

miércoles, 24 de abril de 2013

Invitación a lectura


GRUPO LITERARIO
“TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO”
1958 – 55 AÑOS – 2013
grupoliterariotardesdelabibliotecasarmiento@hotmail.com.ar
Y CIRCULO DE NARRADORES “ PASO DEL LEÓN”

AMBOS GRUPOS LITERARIOS, AMIGOS EN LA PALABRA POÉTICA QUE NOS UNE Y HERMANA EN EL TRABAJO POR LA CULTURA DE NUESTRA CIUDAD, Y EN ADHESIÓN A LOS 160 AÑOS DE SU FUNDACIÓN, DECIDIMOS HOMENAJEARLA.
CON TAL MOTIVO LOS INVITAMOS A LA LECTURA DE POEMAS Y NARRACIONES A LLEVARSE A CABO EL VIERNES 26 DE ABRIL A PARTIR DE LAS 20 Y 30 hs. EN EL SALÓN DE CONFERENCIAS DEL COLEGIO DE ESCRIBANOS DE VILLA DOLORES, TRASLASIERRA, CÓRDOBA, ARGENTINA ENTIDAD QUE ACOMPAÑA A ESTE FESTEJO.
CONTAREMOS CON LA PRESENCIA DE LA DESTACADA VOZ FEMENINA DE NÉLIDA BÁEZ. TAMBIÉN LA DANZA ESTARÁ REPRESENTADA COMO MUESTRA DE LAS DIVERSAS EXPRESIONES ARTÍSTICAS QUE CONVIVEN EN NUESTRA COMUNIDAD.
VUESTRA PRESENCIA ES INDISPENSABLE PARA HACER DE ESTE MOMENTO UNA INSTANCIA QUE REAFIRME NUESTRA IDENTIDAD DE DOLORENSES.

LOS ESPERAMOS


Celia Inés López                                                                                           Felipe Angelotti
Presidente de Tardes                                                                            Fundador del Circulo de
de la Biblioteca Sarmiento                                                                  Narradores Paso del León

martes, 23 de abril de 2013

Acto homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez 9 de julio de 2005


Acto homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez
9 de julio de 2005
Plazoleta de los poetas - Oscar Guiñazú Álvarez
Maestro de ceremonia Lic. Miguel Ortiz
Palabras del Poeta Rafael Horacio López recordando a Óscar Guiñazú Álvarez
Anécdotas de Don Oscar por el Poeta Osvaldo GuevaraLecturas de Poemas Isabel Nieto Grando, Teresa Gómez Atala

lunes, 22 de abril de 2013

OSCAR GUIÑAZÚ ÁLVAREZ El magisterio de un poeta por Gaspar Pío del Corro




6º Encuentro Latinoamericano de Poetas 17 al 20 de Mayo de 1995. Termas de Río Hondo, Santiago del estero, Argentina. Felipe Angelloti, Oscar Guiñazú Alvarez, Teresa Gómez Atala, Sofía Duran, Florentino Bustos Molina y Cristina Duje


OSCAR GUIÑAZÚ ÁLVAREZ El magisterio de un poeta por Gaspar Pío del Corro
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001



Resplandor de la memoria” es el título de un poemario publicado en 1991. Dice allí, recordando a Candelaria, su pueblo natal: “Una suerte de compromiso autoestablecido para con los seres y los enseres que determinaron la natural vigencia de una infancia a la que regresó para beber felicidad, para contrarrestar así la atmósfera de crisis, de desencuentro en que camina la humanidad”.
Este poeta retorna como una constante a los tiempos de su niñez, pero no por necesidad de lamentar el bien perdido, sino para revivir ese mismo bien, atesorado. No hay, pues, en sus versos, nada elegíaco, nada que lo lleve a solazarse en un dolor, por más real que sea, sino más bien a la búsqueda de la felicidad conocida en los mejores años de la existencia.
Cuando Guiñazú Alvarez mira hacia atrás lo hace con la misma ilusión con que mira hacia adelante. No como un camino de evasión sino en aventura de conocer, con la voluntad de reencontrarse con los valores humanos en el aquilatamiento de la experiencia personal, dentro de sus limitaciones pero trascendiendo.
Camina hacia atrás para traer hacia el futuro un aliento, una luz:

Iluminado patio
que aprendí de memoria;

Donde aprender algo es alcanzar la realidad que lo desborda: la Realidad, como un gran texto que encierra una multitud inagotable de lecciones de vida:

Cómo olvidar el texto de respeto
escrito en el semblante de Mauricio;
transparente sonrisa
detenida en su rostro de muchacho.
(Poema 23)


Si seguimos la lectura de este poema veremos aflorar en sus líneas un mensaje de nitidez, de virtudes, de nobleza y confianza; atributos que no son sólo de él, porque las “gentes” depositaron “en sus manos” todo eso. Las gentes y las cosas cotidianas que les son inherentes: el patio y su ramada como una inherencia inseparable del lugar donde ha de habitar el hombre; la pureza elemental como una inherencia de lo que ha de beber; la plaza del pueblo como natural lugar de convocación de las gentes comarcanas.
  Así, pues, nada vale por el pintoresquismo que sugiere sino por su capacidad para motivar la convergencia fraternal de los ánimos, la solidaridad de los hombres en la convivencia profunda, espontánea, primaria. Ninguna cosa evocada se esfuma en la expansión de los sentimientos que suscita; más bien se consolida en las raíces de algo que pertenece a los orígenes y a ello se aferra: la laboriosidad ejemplar, como virtud innata de los padres, los fundadores; la madre, cuya ternura es una forma de la tradición inveterada del Amor; el abuelo, cuyas manos, como cumpliendo un mandato ancestral, fundaron tres naranjos en el siglo pasado, ésos que aun perduran en el recuerdo de un “celoso guardián de los latidos”
No es una añoranza puramente sentimental lo que se lee en las páginas que nos ha legado don Oscar: es una pervivencia lúcida que se abre a un mundo de experiencias vitalizadoras, creadoras del presente: “la evocación mantine su universo” (Poema 12). No es algo que aparece y que pasa o se derrumba por la pendiente de una pena, sino algo que se levanta en una totalidad de sentido cuya dimensión es necesario remontar para llegar a comprenderlo.
Hasta aquí hemos seguido algunas líneas del libro Resplandor de la memoria. Más de dos décadas antes, en 1966, leemos en Orbita 50:

Un fichero multiplicado mantiene al día
la memoria de las órbitas
vistas de un mundo desconocido
de tan conocido.

Aquí la memoria de una realidad repetida, habitualizada, cubierta o tapada por los hábitos que se extienden sobre nuestra conciencia como una sombra obnubilante, se abre a una realidad que no es otra sino la misma, pero des-cubier tas, des-vestida de las espesas costumbres que se interponen entre nosotros y el sentido poético de nuestra propia experiencia cotidiana.
A don Oscar, fundador de los celebrados Encuentros de Poetas en Villa Dolores (Córdoba), lo vemos como en un re-encuentro con tantas imá genes de eso conocido que llegamos a des-conocer como consecuencia de los encubrimientos producidos por el divorcio creciente entre la experiencia temporal y la experiencia poética.
Siempre recordamos que Edgar Bayley insistía en la correlación de soledad y solidaridad. En efecto, muchas veces es la soledad la que nos permite percibir la dimensión de la solidaridad humana: cuando estamos solos nos introducimos en ese ámbito que Guifiazú Álvarez llamaba “la honda soledad que inunda mi sed de cantos” (“Momento”, de Cuerdas tensas, 1993). Siempre estuvo don Oscar “aguardando tu voz / en esta soledad de mis papeles,,,” (“Espera”). Su soledad no fue entonces un aislamiento quietista, ese “moho de nostalgia” de que le hablaba Juan Filioy en una carta, sino una fuerza, una luz” que le llega entre papeles desordenados y lo con duce a la esperanza. Y si hay un dolor no es de lo pasa do, sin más, sino de aquello pasado que todavía no es presente: “Asumo hasta el dolor lo que no encuentro”, como habría de decir en Resplandor de la memoria.
En esta dirección se mueve su soledad, que no re conoce ni quiere llegada ni reposo para instalarse en la contemplación, porque es siempre punto de partida para esa forma del hacer que es el poetizar:

Me quedan cosas por hacer
me sobran
motivos para asirme como el náufrago
a los leves maderos del poema.

Su pulso es “un encordado / vegetal que las brisas estimulan” y que “se deshace en consignas musicales” — tal el hacer como forma de consagración artística. Y más allá todavía, aunque integrado con eso, el hacer poético como compromiso en la lucha junto al hombre concreto. Tal es el sentido que persiste en sus mensajes más hondos: su razón de volver al pasado para dar unidad al curso homogéneo de una vida. En sus regresos no se desata solamente por pura emoción un paquete de recuerdos donde ha de aquietarse el corazón; cada retorno es un avance para desentrañar la lección del tiempo, aquel “texto” que decía, de las experiencias fundantes:

Desenvuelvo el ovillo de los años / /
y me propongo recorrer de nuevo /
esquinas, impresiones fundadoras del alba”
(Poema 1, de Resplandor de la memoria).

Don Oscar Guiñazú Alvarez fue, por sobre todas las vocaciones, maestro. Maestro de escuela primaria, principalmente. Allí, entre los niños, ante su mirada limpia y sin desvíos, se sintió convocado por la urgente necesidad de abrir caminos. Caminos interminables que él, andariego sin fatigas, recorrió hacia todos los rumbos, invitando a proseguir. Por eso dije alguna vez, con cierta insistencia, que el verdadero monumento a su memoria no ha de ser una busto sobre un pedestal sino una imágen caminante, sobre la tierra.

Gaspar Pío del Corro

Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001


Sentados, de derecha a izquierda: Carlos antonio Garro, Olga Murat de Villagrán (Cruz del eje, Córdoba) Albino Suarez Gómez, Raúl Filgueiras (Berisso, Bs As) Genaro Barcia Garcia (Cosquín, Córdoba). De Pie de Derecha a Izquierda: Horacio Figueroa, Emilio Di Bernardi (Recitador), Pedro Carrera de la Serna, Rafael Horacio López, Mario Pagura, Aldo Cáceres (Recitador), Coco Calvar, Oscar Guiñazú Álvarez, Miguel Ángel Solivellas (Rio IV, Córdoba),Julio Morín (Músico, Berisso, Bs As) Manuel Gregorio Sabas, Regino Barrera. 17 DE ENERO 1962

domingo, 21 de abril de 2013

Recordando a Don Oscar por Florentino Bustos Molina

  

Recordando a Don Oscar por Florentino Bustos Molina
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001

El color y la luminosidad de este día otoñal en Villa Dolores, me sirven de condimentos para recordar a Don OSCAR GUIÑAZÚ ÁLVAREZ.
A este gran hombre y mejor poeta, nacido en la localidad de Candelaria, Pcia. de San Luis en 1916 (el mejor pueblo del mundo, como solía decir), recuerdo que lo conocí en la década del 60 cuando yo era estudiante secundario, y recién a fines de la citada década mantuve el primer contacto cuando tuvo la deferencia de obsequiarme su libro de poemas: “ÓRBITA CINCUENTA”, el que leí con mucho respeto y admiración.
Desde ese momento, comenzamos a saludarnos a mantener esporádicos diálogos, en los que me manifestaba su amor por la poesía y sobre la organización de los anuales Encuentros de Poetas. Por ese entonces yo escribía mis poesías, pero no me atrevía aún a mostrar mis trabajos.
Tanto Don Oscar como yo, trabajábamos en oficinas ubicadas en el primer piso de la Galería Central, frente a plaza Mitre. El, si mal no recuerdo, tenía una especie de inmobiliaria, y yo dictaba clases en una Academia de contabilidad y caligrafía.
Por aquella época, nuestra hermosa ciudad joven aún, ya desafiaba el futuro del que hoy gozamos. contaba en el ambiente cultural con este formidable protagonista como era Don Oscar, por la organización de los Encuentros bajo el lema de “Poesía y Amistad”.
Mientras Don Oscar continuaba con sus cada vez más concurridas reuniones de poetas, persistía en mí, cada vez que nos encontrábamos, el temor de confesarle mis inclinaciones literarias. No obstante concurría asiduamente a los encuentros que se llevaban a cabo en los salones de la Asociación Italiana Roma y en la Sociedad Sirio Libanesa.
El “Maestro” o el “Profe”, como ya se lo identificaba, se movilizaba por entonces con una motocicleta provista de dos carterones de cuero, como alforjas cargadas siempre de libros y poemas. Más tarde lo hizo en un Fiat 600.
En 1975, mi madre “Lola”, que con sus joviales 84 años aún me acompaña, trabajaba en la Escuela Primaria “Mercedes de San Martín”, de esta ciudad, y como una feliz coincidencia, el director de la misma era el poeta Rafael Horacio López. Por esa época teníamos en casa un gran televisor —blanco y negro- en cuyo mueble, se depositaban libros, papeles varios, diarios, revistas, lugar donde yo había depositado cuatro de mis poemas. Mi madre, sin avisármelo, los llevó al poeta López, y éste se los entregó a don Oscar.
Pasaron los días, y al volver a encontrarme con el Maestro, este me dijo: “Mire mi amigo, yo soy un constante buceador de poetas y no le puedo perdonar a Ud. de que no me haya dicho que escribía poesía”. Atónito le pregunté de donde había sacado eso. Entonces me contestó “Yo como buceador de poetas, coma ya se lo anticipé, en mi poder cuatro poemas suyos que me han gustado desde ya lo desafío a las reuniones y actos de “Tardes de la Biblioteca Sarmiento, y, allí sabrá quien me entregó sus hermosos poemas’. Y acotó: “la próxima se llevará a cabo este sábado a las 18hs en el local de la Biblioteca Popular Domingo Faustino Sarmiento, a no faltar”.
Llegó el día y me hice presente con mucho temor, circunstancia en la que me presentó a Rafael Horacio López a Rafael Mario Altamirano “Ninalquín”, Teresa Gómez de Atala, a las hermanas Asturias Iris y Diana Gliners Carreras de la Serna. Una vez presentados don Oscar nos explicó a los nuevos incorporados, el funcionamiento de la entidad, que por sobre todo era un grupo de amigos.
Luego llegó mi debut en público, y fue en un acto que organizó la biblioteca junto a la Comisión Municipal de Cultura de la ciudad, donde se dejó inaugurada también la exposición de cuadros de la artista plástica: Felicidad Godoy (ya fallecida). Leí mis poemas, y al finalizar el acto el maestro me felicitó y me dijo: “Desde este momento pasa a formar parte del grupo de poetas de nuestra entidad, y ya pasaron de aquello más de 25 años, y a la que todavía sigo perteneciendo.
Recuerdo además, que se sucedieron entonces las invitaciones y los viajes a los distintos encuentros de poetas que se celebraban en el país y fuera del mismo. A muchos asistí con don Oscar y de los que guardo gratos recuerdos.
El “Profe”, en varias oportunidades, me confesó, como seguramente lo habría hecho con otros amigos, que tenía dos grandes miedos: uno el de quedarse ciego, y el otro a la muerte.
Como todos saben, desde muy joven usaba lentes de alta graduación, sin embargo esto nunca fue impedimento para trabajar, viajar, y manejar los vehículos de los que fue propietario.
 A propósito de ello vienen a mi memoria un par de anécdotas. Una de ellas ocurrió cuando un día sábado por la mañana me invitó a que lo acompañara en su Fiat 128 hasta la localidad de Cura Brochero, donde residía y aún reside el poeta Honorio Humberto Bustos, con el objeto de ultimar detalles del encuentro de poetas que estaba finiquitando.
Para los que no conocen, la ruta que debíamos transitar tiene varias curvas y muy pocas rectas, existiendo una a la que se denomina “el Perchel”, más o menos a mitad de camino. Volviendo a Villa Dolores, antes de ingresar a la mencionada recta existe un refugio de los habituales en las rutas provinciales, me dijo: “Bustos Molina, aquello que se ve allá ¿es un automóvil que viene o que va?”. Lo miré y le respondí: “don Oscar no es un automóvil, es el refugio”, y llegamos perfectamente bien, pues era muy prudente.
La otra recordación fue cuando lo invitó a Honorio Bustos a viajar en su auto a Santiago Temple (Pcia. de Córdoba). Honorio le aceptó la invitación, pero con la condición de que él conduciría el vehículo. Don Oscar aceptó, pero sólo lo dejó conducir a Honorio apenas unos pocos kilómetros.
Lo narrado ha sido a modo de anécdotas, pues el problema visual de don Oscar no era condicionante ni impedimento para conducir, ya que con su prudencia, cubría con creces aquella deficiencia.
Continuando con esta recordación, el hogar de este “Quijote transerrano” como también se lo llamaba, fue el puerto obligado de los poetas de todas las latitudes, pues junto a su inseparable esposa “Esthercita” compartían siempre la alegría de los encuentros, y a pesar de que hoy no está su mentor, está y estará siempre vivo el recuerdo y el ejemplo en la persona de la Sra. Esther.
Quizás mis palabras no alcancen para ponderar la figura de don Oscar Guiñazú Álvarez, ni tampoco para expresar la dimensión de su obra cultural, pero sí puedo afirmar que no sólo fue un trabajador de la Cultura, sino un importante poeta que con su franca sonrisa y disimulando sus dolencias logró vivir en libertad y trasmitió esa imagen ideal que no a pocos desvela.
Cuando un 9 de julio de 1996 a las 8 y 30 horas suena el teléfono de mi casa y me dispongo a atenderlo, su yerno el Dr. Jorge Najie me solicita le informe qué hacer con el marcapaso de don Oscar, pues éste había partido para siempre. No recuerdo qué contesté, pero sí que llamé al poeta Felipe Angellotti y nos hicimos presentes en su domicilio, y juntos con toda unción y a solicitud de doña Esther, lo vestimos con su impecable traje azul, su camisa blanca y su corbata oscura. Lo despedimos con un beso en la frente y emprendió su viaje final. 



Florentino Bustos Molina
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001
Miguel Ortiz y Florentino Bustos Molina

sábado, 20 de abril de 2013

Escribe sobre Oscar Guiñazú Alvarez Teresa Gómez Atala

Escribe Teresa Gómez Atala
OSCAR GUIÑAZÚ ÁLVAREZ EL GRAN CONVOCADOR
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001

En Candelaria, Pcia. de San Luis, el 3 de junio de 1916, los ojos claros de Oscar Francisco contemplaron con asombro, por primera vez, la luz.
Un niño como Todos, pero sin duda, con un destino singular: buscar la luz de la palabra.
Tal vez el primer sonido que percibieron sus oídos, fue el canto silvestre del jilguero, o la voz musical del agua, quebrándose entre las piedras.
Con seguridad la belleza del paisaje, fue despertando sus sentidos tempranamente y antes de aprender los secretos de la escritura, descubrió la vibración de su alma, que le marcaría una senda: La Poesía.
Salvador Guifíazú, su padre labrador, le señaló con su ejemplo, un camino de dignidad y hombría de bien, que mantuvo a lo largo de su vida.
Petrona Alvarez. su madre maestra, lo inició en el misterio del abecedario y en la libertad del viento, fruteció en poemas.
Y es así, que Oscar Guiñazú Alvarez, en 1927, contando con sólo once años, dejó su niñez en la casa natal y se radicó en Villa Dolores. ingresando en la Escuela Normal Dalmacio Vélez Sársfield: de donde egresa en 1934 con el título de Maestro Normal Nacional. Siendo el abanderado de su promoción.
En el transcurso de ese año promueve reuniones en su domicilio a las que asistían jóvenes con su misma vocación : La Literatura.
Así formaron lo que ellos llamaban la Escuela del Verso publicando sus trabajos en los diarios locales firmados con seudónimos. De esta manera, nace Eduardo Dawn, y con este nombre publica su primer libro de poemas: “El Amor y el Dolor de Eduardo Dawn” en el mismo año comienza a ejercer la docencia destinado a la escuela de Tosno Pcia de Córdoba.
En Colonia Los Zorros (Tercero Arriba) permanece hasta 1941 oportunidad en la que se traslada a la localidad de Anisacate, con la misión de crear la Escuela N° 2, con el cargo de Director.
Fue corresponsal del diario La Voz del Interior también de La Prensa de Buenos Aires.
En esa época conoce a Esther Zárate, también docente, con quién contrae matrimonio en diciembre de 1944, incondicional colaboradora, que por más de cincuenta años lo acompañó silenciosamente en sus desvelos.
Mientras tanto, alternando la docencia con una definida vocación poética, publicó: “Muestrario” en 1946, editado por el diario Democracia.
Se encontraba en ese momento, ejerciendo su profesión en la Escuela Gral. San Martín en la localidad de Salsacate.
En 1950 “por razones políticas” es dejado cesante, conjuntamente con su esposa, razones, que se piensa, fueron derivadas de un gremialismo militante.
Hombre de voluntad firme, jamás se daría por vencido y dedicó la mayor parte de sus horas a diversas tareas.
Sin embargo, ya tenía un poemario listo para entrar en prensa: “El Polen de la Inquietud”, cuya difusión se logró en julio del mismo año, publicado por la Editorial Assandri.
Por motivos de trabajo, debió viajar casi permanentemente. Esa actividad, lo llevó a recorrer numerosas ciudades.
Según su propio relato, había adquirido la costumbre de averiguar, en bares y comercios de cada localidad a la que llegaba, el nombre y dirección de los poetas locales, a quienes luego visitaba iniciando así una amistad epistolar, que en muchos de los casos, se mantuvo hasta el final de su tiempo.
Establecido en Villa Dolores, con su familia, se inicia como director del diario Democracia, gestión que realiza durante varios años.
Reincorporado a la docencia en 1955, es nombrado director de la Escuelá N° 27 denominada Francisco Javier Arias y se inicia como profesor de enseñanza secundaria.
Paralelamente, el poeta siempre tuvo un desvelo, para su otro gran amor: la poesía.
En 1958, nace “Tardes de la Biblioteca Sarmiento”, entidad cultural integrada por poetas de Villa Dolores y zonas aledañas, que presidió hasta 1996.
Una vez, relató que en su tiempos niños, en Candelaria, había tenido el ferviente anhelo de repicar las campanas de la iglesia, llamando a misa. Sueño que un día cumplió. Su destino de gran convocador, se había iniciado.
 En 1962, organizó el 1º Encuentro de Poetas. En esa oportunidad, sólo fueron invitados cinco poetas de diferentes puntos de la provincia, pero a partir de entonces los encuentros fueron creciendo en número de participantes, hasta que en la actualidad, se reúnen casi dos centenares.
La llegada de la primera poeta chilena Olga Villanueva Díaz, adquiere para los encuentros, la internacionalidad. 

“Poeta: mi casa no tiene verja!
porque no quiero! que detengas tu arribo!
(...) Tengo siempre un insomnio
y a toda hora el vino
añejo de la hermandad”. 

Este fragmento de su poema “Mi casa abierta”, publicado en su libro “Orbita 50” en 1966, ha sido una suerte de vaticinio. ¿Habrá presentido el poeta, que con el paso de los años, su llamado, llegaría a todas las provincias argentinas y trascendiendo fronteras, a los países latinoamericanos? ¿Qué fuerza lo animó a buscar a los poetas asegurando la convergencia de voces y sentimientos?
En la actualidad, toda Villa Dolores, es una casa sin verja, donde siempre en octubre, la poesía florece en cada patio y la amistad se renueva en el abrazo.
- Con el lema “Poesía y amistad”, Oscar Guiñazú Alvarez, instala un diálogo entre la palabra y el sentimiento. La palabra, uno de sus grandes amores y la amistad, fundada en el respeto, la franqueza y la mano siempre generosa en afectos.
Hombre de acción, dedicaba pocas horas al descanso. Su día comenzaba mucho antes que los pájaros elevaran su canto de alabanza al sol. Era la hora del encuentro con el ángel de la poesía.
De ese insomnio casi permanente, nació su vasta obra poética. Después de los libros ya mencionados, ha publicado: “Compartir el tiempo”, “Contra Reloj”, “Resplandor de la Memoria”, “Geografía exterior”, “Cuerdas Tensas”, “Calles con Esquinas”, “Y ...Poemas Circunstanciales”, “A lo largo del sol”, “Desde la voz al Grito”, “Ven a decir tu luz”, y “Torrentes Infinitos”.

 Varios libros quedaron en silencio, es decir, inéditos. El tiempo se le fue, organizando encuentros.
En sus versos, encontramos que el poeta asume lo eterno y lo cotidiano, en el devenir del tiempo.
Sin ánimo de señalar críticamente los aciertos o desaciertos estéticos de la obra de Oscar Guiñazú Alvarez, destacamos la fuerza impulsora que lo hizo un incansable trabajador de la cultura. Más allá del poeta, inmerso en su disciplina creadora, encontramos al hombre, en actitud de noble generosidad, de espíritu íntegro, con un claro sentido de la amistad.
Estamos refiriéndonos a una vida que fue y a una obra que aún permanece. Una vida dedicada a la docencia y a la literatura, sus dos grandes amores.
Cuando lo conocí en 1975, me asombró su capacidad de trabajo y el ingenio con que sorteaba toda dificultad. Y así fue que elegí un camino, sostenido por su comprensión y su sabiduría. Todos encontraban un espacio en la calidez de sus afectos.
Con el tiempo entendí los objetivos que guiaban la inquebrantable vocación de Oscar Guiñazú Alvarez.
Solía decir que los poetas salvarían el mundo, por que ellos buscaban la luz de la palabra, como elemento purificador del espíritu.
Mucho se ha trabajado desde 1962. El tiempo ha soplado sobre la vida. Mientras tanto, nos nacieron hijos, nietos, poemas y libros, a la vez que se agrandaba nuestro corazón, para contener a todos los amigos que nos dio la poesía.
Encontrarse, comunicarse, compartir y crecer juntos, han sido y son las razones que nos han mantenido en la continuidad. Hacer de la poesía, un instrumento de paz, amor y entendimiento, con la finalidad de llegar al hombre, esa es la consigna.
Buscar el equilibrio, elevar todas las voces en un solo canto nos permitirá trascender las estrellas y encontrar la armonía del canto universal.
Oscar Guiñazú Alvarez, encendió el fuego hace cuatro lustros, en Villa Dolores, Capital de la Poesía. Los poetas se reúnen a su alrededor, para celebrar la Palabra. 



Teresa Gómez Atala

Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001


viernes, 19 de abril de 2013

Evocando a Oscar Guiñazú Álvarez, Carlos Edgar Vidal



 … andando el tiempo…
los hombres arremeten desde siempre
y con rumbo hacia delante…

Carlos Edgar Vidal
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001 

Van corriendo los años y cada día se siente más en lo profundo del recuerdo y el sentir la ausencia de este singular escritor que no está a nuestro lado, pero nos acompaña.
Hace precisamente veinte años que una periodista cordobesa en brillante nota publicada en “La Nación” de Buenos Aires, hacía saber que en Villa Dolores (Córdoba), los escritores del Valle de Traslasierra festejarían su aniversario con un Encuentro Internacional de Poetas bajo la conducción organizativa de Oscar Guiñazú Álvarez.
Incansablemente, había venido desde su graduación como maestro en la Escuela Normal “Dalmacio Velez Sarsfield”, alentando y trasmitiendo el proyecto de reunir los poetas del interior, mientras iniciaba el desarrollo de lo que sería vocación constante por el resto de su vida, esto es la docencia tomada como pasión existencial junto a la noble profesión de vocero de nuestra gente.
Nacido en Candelaria, al norte de la Provincia de San Luis, allá por los pagos del gran vate Agüero vino a vivir a tierras cordobesas donde encaró muy joven todavía, la obsesiva tarea de volcar sus ansiedades en versos de inquietante sentido de protesta y solidaridad social.
Comprendió en forma principalmente intuitiva la importancia de poner énfasis en lo humano —es decir la formación de la personalidad y la comprensión de la condición humana- y en lo social. Pudo así descubrir la continuidad de la vida interior del hombre y las fecundas enseñanzas y herencias que atesora desde su pasado.
Aunque entendió temprano que la literatura, y en particular la poesía, no son un fin en sí mismas sino que representan una especie de guías para el hombre angustiado y en crisis, frente a la incertidumbre y el miedo a lo que ha sido conducido por la explotación y el desamparo no vaciló en dar a su obra un sentido de solidaridad y amor por los que nada tienen y aún así quieren vivir. 

 Captó desde la juventud su propia realidad de escritor de un mundo nuevo y que, como tal, estaba obligado a integrar un proceso de concientización y ocupación de esta tierra por seres humanos con sus derechos y con capacidad para soñar o imaginar las verdades prometidas y escamoteadas en las antiguas ciudades sepultadas, ocultas en los horizontes de las pampas, en las selvas vírgenes o en cavernas de las montañas. No cantó a la belleza solamente, sino que se intentó en la herencia cultural de nuestro pueblo y los aspectos áridos, sangrantes y violentos de la vida
Tal como lo señala la autora chilena, Miriam Phillips, Guiñazú esgrime su lanza y avanza contra le injusticia, la marginación y el hambre que castigan al ser americano. Poemas como “Crónica del Grito”, que dice..... “Inundación de puños y tragedias, ganadora de insultos y condenas, pero abierta a las albas fraternales”, despiertan ansias aún dormidas e inducen soñar con la libertad, el amor y la perspectiva de acceder a la felicidad compartida.
Otros, son compañeros predilectos en las horas de trabajo o gran aflicción y su contenido nos aleja del pesimismo o impulsa a la acción decidida como “....Andando el tiempo... los hombres arremeten desde siempre y con rumbo hacia adelante...”
Y también están aquellos que se posesionan de nuestro espíritu y siguen repitiendo que “la vida no termina, sino que somos protagonistas eternos, junto a los que puntean otros compases con tu misma guitarra...”
Hay una evidente fusión entre este escritor y el destino americano. Y lo que sólo era al comienzo con ciencia artística, se va tomando con el tiempo en con ciencia social. Asistimos a una maravillosa identificación entre el poeta y el pueblo, alcanzando la poesía la dimensión de agente de cambio incomparable.
Esta aspiración admirable lo condujo a rodear la tarea docente de una preocupación constante por las condiciones de vida de las comunidades donde el destino lo llevó a desempeñarse corno maestro o director de escuela.
Cooperadoras escolares, asociaciones de vecinos, salas de primeros auxilios o escuelas nocturnas para padres, fueron la resultante de una constante actividad compartida, siendo dignos de destacar la cantidad de jóvenes que, gracias a su apoyo, continuaron estudios superiores en la capital de la provincia o en otros países.
Claro está que sus empeños cosecharon también la envidia o el reproche de los que no toleran el progreso ajeno o los que no comparten la incorruptible fe democrática o la pública manifestación de su ser republicano en contra de oligarquías o dictaduras de cualquier especie.
El siguió su camino hasta el final, convencido de que la militancia honesta y el sacrificio por los ideales de nación y patria son las únicas armas que posee el hombre para defender la libertad de conciencia y el derecho a la vida.
Cultivó la creencia de que el lenguaje es un complejo proceso en el cual se interrelacionan los conceptos formados en la mente para exteriorizarse armónicamente en forma de palabras habladas o escritas. No sólo como un fenómeno racional por el cual nos expresarnos libremente, sino como el afán de comunicarnos con el mundo presente o futuro.
Su espíritu inquieto pugnaba por proyectarse hacia la altura, rebelándose contra lo convencional e internándose en el fundamento de las cosas, la gente, la existencia, buscando quizá encontrarse consigo mismo, sin comprender plenamente que estaba desafiando a todo un mundo de libertad condicionada a no trascender límites ya trazados.
Aceptó participar en la pugna entre la razón y la pasión que, en última instancia, es el arte. Liberado de ataduras, se sumergió en regiones ignotas del yo interior y surgió incontaminada, hermosa, su obra poética, flor de inspiración y llena de alado eterno mensaje.



Carlos Edgar Vidal
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001

jueves, 18 de abril de 2013

Evocación por Efraín Barbosa



 Evocación por Efraín Barbosa
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001



Don Oscar Guiñazú Álvarez fue mi amigo. El carismático vate de Traslasierras, creador de los Encuentros Internacionales de Poetas, cuya excelencia literaria consagró a Villa Dolores como la Capital Nacional de la Poesía, supo abrir sus brazos y su alma, remisa al elogio y adulación para integrar en un camino común de sentimientos y experiencias a quienes concurrían a esas reuniones.
Viene a cuento el comienzo. Amanda Morel, entrañable amiga, me sugirió enviar a Don Oscar mi primer libro de poemas, “A través de mi vida”, con una carta en la que solicitaba ser incluido en sus jornadas poéticas.
Tuve la satisfacción de lograrlo y de esa manera contactarme con un círculo maravilloso de gente de todas las latitudes, que cambió para siempre mi existencia. Tiempo después, Guiñazú Áivarez confesaría que no había leído el libro, me aceptó porque le gustó la carta.
Prevenido de la parquedad del poeta e intentando causarle una buena impresión, me vestí sobriamente y me presenté a él diciendo:
-Soy Efraín Barbosa 1e agradezco la invitación.
Era una mañana soleada en la plaza de San José —un pueblo cercano a Villa Dolores-.
La presencia grave de Don Oscar, con el bastón en que apoyaba su renguera, su fama de hombre severo e inquisidor, los anteojos de gruesos cristales que resaltaban delante de su rostro, muy a mi pesar, me intimidaron. Su mirada me recorrió con rapidez y me disparó la pregunta:
¿Usted es poeta o artista de cine?
Como es de imaginar, los comienzos fueron difíciles; tuve que perseverar para vencer su hosco hermetismo. Pero valió la pena: en su interior encerraba un alma bondadosa y una ternura de muchacho.
Esas anécdotas son sólo una muestra de las muchas que jalonan un fructífero sendero de vivencias compartidas.
Fue infaltable a sus encuentros y tuve el honor de que me seleccionara en 1994 para ir con él a Villa Alemana, Capital Nacional de la Poesía, Chile. Fue una travesía de trece horas en automóvil; yo conducía y don Oscar, afectado de una flebitis en su pierna derecha, iba vendado y tomando regularmente antibióticos. Fue un gran riesgo para su salud, pero no sólo no hubo problemas, sino que además se reveló como un excelente compañero de viaje, ameno y divertido. En la intimidad del coche intercambiamos confidencias y así cayeron, vencidas por la confianza, las últimas barreras que quedaban entre ambos.
En los encuentros literarios compartíamos la habitación y la mesa. Con un compañerismo áspero y tierno me reclamaba a su lado en las rondas de poemas.
Así fui conociendo al verdadero Guiñazú, fue creciendo mi admiración por su lucha silenciosa y su fortaleza interior.
Ya en el ocaso de su vida, debió venir a Córdoba en numerosas oportunidades para recibir atención médica por sus problemas visuales. Yo lo esperaba, y conversabamos interminablemente sobre nuestros sueños, frente a sendas tazas de café. Más adelante presencié la operación en la que le colocaron una lente intraocular. Su recuperación fue lenta y parcial. Fue entonces cuando desnudó sus miedos solía decir “le tengo terror a la muerte”, acaso como premonición de su cercano final. Acababa de cumplir ochenta años...
El 9 de julio de 1996 al tratar de levantarse para asistir a los festejos patrios, su corazón se detuvo. Entró al mismo tiempo en la muerte y en la leyenda.
Sombras dolorosas cubrieron su figura yerta: árbol derrotado por los años. Pero su espíritu indomable sigue presente entre nosotros para reafirmar su lema: Poesía y Amistad.
Su cuerpo enjuto vaga en el recuerdo por cada rincón en que se leen versos, en cada palabra en que sigue acercando su mano tendida hacia el amigo con su genio de siempre, con su inagotable vehemencia. 



Efraín Barbosa
Publicado en el Nº 25 de La revista. Sade, Córdoba Junio de 2001




miércoles, 17 de abril de 2013

Presentación de la Nº 25 de La Revista de la Sade, Homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez


Video de la Presentación de la Nº 25 de La Revista de la Sade, Homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez
9 DE JULIO DE 2001
Salón de actos del Colegio de Escribanos Presentación de la Nº 25 de La Revista de la Sade, Homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez publicada en el mes de Junio de 20011
Palabras de presentación y bienvenida a cargo de Florentino Bustos Molina
Oradores
Rafael Horacio López, Cristina Duje, Felipe Angelloti, Osvaldo Guevara, Miguel Martínez Márquez, Susana Lobo

Actuación Grupo Copacanto 9 de julio 2001

martes, 16 de abril de 2013

Video del Cambio de Busto de Oscar Guiñazú Alvarez realizado por el escultor Elio Acosta 25/10/2001

Video del Acto de cambio de Busto de Oscar Guiñazú Alvarez realizado por el escultor Elio Acosta 25/10/2001 Acto homenaje a Oscar Guiñazú Alvarez en el marco del 40º Encuentro Internacional de Poetas “Oscar Guiñazú Alvarez” Plazoleta de Los Poetas, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. 25 de Octubre de 2001 Conducción Nilda Luisa Barrera y Felipe Angelloti Palabras del Profesor y Gestor Cultural Felipe Angelloti Poemas de Oscar Guiñazú Alvarez en la Voz de Rafael Horacio López y Julio Lemoine Palabras y entrega de presentes del intendente de Famatina, La Rioja, Argentina

  

lunes, 15 de abril de 2013

Video de la Lectura de poemas con motivo de la Fiesta del reencuentro. 28 de Diciembre de 2000

Video de la Lectura de poemas con motivo de la Fiesta del reencuentro. 28 de Diciembre de 2000, Salón España, Teatro Español. Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Conducción de la lectura: Susana Miranda y Felipe Angelloti



Lecturas de: Teresa Gómez Atala, Cristina Duje, Florentino Bustos Molina, Jose Luis Colombini, Rafael Horacio López, Mónica Fornés, Raquel López Milani, Isabel Nieto Grando, Graciela Coronel, Juan Vergara, Olga de Soria, Laura López Morales, Susana Miranda entre otros. Cierre musical a cargo del Octeto de vientos dirigidos por Fernando Beato

sábado, 13 de abril de 2013

Juan Pablo Ramirez leyendo su poema Veinte errores comunes del solitario y el cuento El universo que ya no es




Juan Pablo Ramirez leyendo su poema Veinte errores comunes del solitario y el cuento El universo que ya no es
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013           
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

viernes, 12 de abril de 2013

Juan Pablo Ramirez (Nono, Traslasierra, Córdoba, Argentina)




Juan Pablo Ramirez (Nono, Traslasierra, Córdoba, Argentina)
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013           
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

jueves, 11 de abril de 2013

Mariposas de humo, Victoria Colombini Lauricella



Mariposas de humo, Victoria Colombini Lauricella


Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
17 DE MARZO DE 2013
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

miércoles, 10 de abril de 2013

Inés López leyendo su poema Humita

Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia) DE MARZO DE 2013
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

Inés López leyendo su poema Humita

martes, 9 de abril de 2013

José Luis Colombini leyendo su poema En silencio


José Luis Colombini leyendo su poema En silencio
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013           
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

lunes, 8 de abril de 2013

José Luis Colombini leyendo sus poemas Amanece entre las nubes, Relámpago y Gotas

Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA" "A qué mar irá a parar el agua de las palabras..." (Carlos Tapia) 17 DE MARZO DE 2013 OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA. Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

     
José Luis Colombini leyendo sus poemas Amanece entre las nubes, Relámpago y Gotas

domingo, 7 de abril de 2013

Victoria Colombini Lauricella leyendo sus poemas Hoy y Guerrero



Victoria Colombini Lauricella leyendo sus poemas Hoy y Guerrero


Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013 Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

sábado, 6 de abril de 2013

Ricardo Di Mario leyendo sus poemas Conpamperos, El antisoneto de la mosca y el poeta cotidiano y Alla afuera se teje el mundo



Ricardo Di Mario leyendo sus poemas Conpamperos, El antisoneto de la mosca y el poeta cotidiano y Alla afuera se teje el mundo

Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013           
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

viernes, 5 de abril de 2013

Tristeza en el Quebracho por Poncho poeta de Quebracho Ladeado (Traslasierra, Córdoba, Argentina)




Tristeza en el Quebracho por Poncho poeta de Quebracho Ladeado (Traslasierra, Córdoba, Argentina)
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013           
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

jueves, 4 de abril de 2013

Rocío Palacio leyendo Felicidad


Rocío Palacio leyendo Felicidad


Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)
17 DE MARZO DE 2013
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

miércoles, 3 de abril de 2013

María Luisa Ortíz leyendo su poema Recordando


María Luisa Ortíz leyendo su poema Recordando
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA" "A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia) 17 DE MARZO DE 2013 OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA. Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

martes, 2 de abril de 2013

Cristina Duje leyendo Estas


Cristina Duje leyendo Estas
Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA" "A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia) 17 DE MARZO DE 2013 OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA. Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

lunes, 1 de abril de 2013

Desierto de y por Mónica Fornés


Desierto de y por Mónica Fornés


Video del 3º ENCUENTRO DE "POETAS EN EL ARA"
"A qué mar irá a parar el agua de las palabras…” (Carlos Tapia)17 DE MARZO DE 2013
OJO DE AGUA (NONO) TRASLASIERRA, CÓRDOBA.
Organizó Grupo "Amigos del Ara de la Poesía"

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri