EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


hay un después,,, Carmen Iris de Leon

hay un después
mañana habrá otro mañana
sólo es necesario abrir
el paréntesis necesario
para acunar nuestros sueños
para guardar nuestra nada


Carmen Iris de Leon

El abuelo un día... Carmen Iris de Leon

El abuelo un día
cuando era muy joven
allá en su Europa
miró el horizonte
y pensó que otra senda
tal vez existía.
Y al viento del norte
que era un viejo amigo,
le habló de su prisa,
le mostró sus manos
que mansas y fuertes,
estaban vacías,
y el viento le dijo:
"Construye tu vida
detrás de los mares,
allende tu España, allende tu Italia".
Y el abuelo un día
en un viejo barco
se marchó de España.
El abuelo un día,
como tantos otros,
con tanta esperanza partió de su Italia.
La imagen querida
de su vieja aldea
y de sus montañas
se llevó grabada
muy dentro del alma,
cuando el viejo barco
lo alejó de España, lo sacó de Italia.

Carmen Iris de Leon


En tu ausencia , Teresa Gómez Atala

Julio Lemoine, Teresa Gómez Atala y Mary Betty Pereyra

EN TU AUSENCIA

En tu ausencia
pasó la lluvia.
Siete pájaros celestes
anunciaron
el final de la tormenta.

 Con tu muerte, en mi muerte
atravesé ciudades
ignorando veranos
trepando soledades.
Hoy , ni siquiera existimos.
Sólo fuimos
    un sueño del aire.


Teresa Gómez Atala

Caminaré, Teresa Gómez Atala

CAMINARE

Caminaré por tu sombra
confundida
en el perfume de la tarde.
No quiero que lo sepas
por no ser en tus manos
ala que se quiebra,
flor que se agosta
en tu desierto.
Por qué agitar
las aguas de tu río
y atarte luego
a mis silencios.
Es mejor que lo ignores
para que no me extrañes
si un día me voy
 y no regreso.


Teresa Gómez Atala

Las hojas muertas, Lucía Nelly Vergara

Las hojas muertas

Las hojas muertas,
 mariposas disfrazadas
 con ropajes otoñales,
 se inquietan y vuelan,
 al solo soplo de la brisa.

Abren caminos en el aire,
 alejándose de la vida.
 Siguen su ciclo con prisa.

Van buscando
 en la tarde,
 otros refugios,
 otras moradas,
 donde agruparse,
 y cobijarse.
 Sobrellevan su destino,
 calladas.


 Lucía Nelly Vergara. Córdoba, 21 de julio de 2015.

Umbral, Ricardo Di Mario

Umbral

Umbral, que fuerte es tu sonido de casa y de ciudad.
Umbral, de soporte de niño y de recuerdo.
Umbral, de dioses que no esperan y reinan en la soledad.
Umbrales pasados de moda, tan frágiles en la memoria,
se hacen luces y sombras, se hacen relámpagos de muerte.
Está la casa tan vacía, umbral, partida y bienvenida, lugar sin tiempo.
Están tus puertas umbral, invitándome al olvido.
Vivir andando aquel espacio.
Umbral de estrellas y de lunas, de fantasmas delgados, transparentes…


Ricardo Di Mario

A la deriva, Adrián Salagre

A la deriva
        
He ahí el mar,
De una ola a la otra, hay el tiempo de la vida,
De sus olas a mis ojos, hay la distancia de la muerte.
(Vicente Huidobro)
Monumento al Mar

El diseño
de mi simple mirada,
no puede
con esa colección
de imágenes
de éste naufragio diario,
en un mar de gentes,
donde ahogo
las horas y los días.
Las circunstancias
como olas
invaden la nostalgia,
dejándome mojado
y a flote
junto a un glaciar
de versos.
Tomo un caracola
y al oír la melodía
que el corazón
acompaña,
logro amarrar
el barco de mi vida
en roca firme
donde el mar bravío aun
no a encontrado

consuelo.

Adrián Salagre

La extraña, Pablo Anadón

LA EXTRAÑA

Fumabas, y en el humo que ascendía
El ojo azul, el renegrido pelo
Se veían como a través de un velo
De ausencia o luto, o de melancolía.
Hablabas, y tu voz tenía dejos
De todas las palabras que en el mundo
No fueron dichas, y que en un segundo
Raro expresan las cosas que están lejos.
Luego mirabas a la calle. Así,
Entre el bullicio del café, tu cara
De perfil parecía aún más pálida
Como una vaga esfinge que cifrara
El destino. Fue entonces que tu cálida
Palma se abrió: yo creo que entendí.



Pablo Anadón

Villarrica, Daniel Conn Calderon



Villarrica

Nuevamente me recibe ese puente tan testigo,
tan volcán de invierno blanco,
tan lago y río.
Brilla en el sol de la mañana
el agua de la escarcha derritiéndose
mientras voy encontrando los techos de lata,
el olor a humo de los primeros troncos matutinos
y ni hablar del Van Gogh de árboles frente a mi
Voy entrando en mi Villarrica querida
luego de una noche de bus infierno
El crudo cemento de los edificios va retirándose
para que todo se tiña de verde ancestral
Miro por la ventana y la casa es hogar.
A pesar del sol,
puedo oler la lluvia que vendrá a lavarlo todo
El frio que reúne
El arte, el silencio,
la tranquilidad
Na’ que hacerle,
apenas entras en Villarrica
todo sabe a paraíso

Daniel Conn Calderon

dR.o. Poeta Lacustre (Chile)

Aguada, Mónica Fornés

AGUADA

Hay un mordisco
de luna y deseos,
vigilias
en la profundidad
de la artesa.
En el ocaso
bosteza la fontana su ritual:
invocación del agua.
Tus besos
de acuarela y polen
fecundan el rio
de peces
y gemidos


Mónica Fornés

Amigo, Horacio H. Goslino

AMIGO, Horacio H. Goslino

No sé en qué recodo de la sangre
se congregó la chispa del milagro.
No sé si estaba escrito
o si la letra nació desde tu mano.
No sé si vos llegaste por la brisa
o si la brisa fue la excusa de encontrarnos
Lo cierto es que la anchura de tu orilla
fue el elegido sitio del abrazo.
No sé si hubo llovizna o hubo estrellas
viento, neblina o temblor de pájaros
Lo cierto es que quedó un rincón abierto
para ubicar tu nombre en mi costado
Y somos desde entonces luz que vuelve,
regreso, andén, complicidad y diálogo
Esa secreta forma de la piedra
que se queda clavada en los zapatos.
Un reencuentro de sueños y miradas

trepando por la piel del calendario

Desencuentro, Lucia Nelly Vergara

Desencuentro

La vida,
continente de contiendas,
solar amargo
de desencuentros,
nos azuza,
nos signa
al azar,
a transitar
por huellas paralelas,
sutiles,
impalpables.
Desde lejos,
miro tus pisadas.
Ya no quiero
acercarlas.


Lucia Nelly Vergara

Siesta, Isabel Nieto Grando

Siesta

Llevo astilla de luz en los bolsillos
de siestas amarillas de retamas.
Azulados campos, floreciente
dejaron en mis dedos la fragancia.
Sin pausa. Vuela libre el pensamiento
con bostezo de sol que se levanta
desandando el camino de los sueños
de la niña tan fresca como el agua.
La nívea cabellera de los saúcos
chicharras, los murmullos de torcazas
rompiendo los silencios de la siesta
poblando los senderos de la infancia.
Hoy transito la sed de otros caminos
agitando mi sombra ya cansada.
Apura el tiempo, aquietando el alba
que asoma con su lumbre desmayada.
Otra vez de amarillo viste el monte.
cuando el polen desmiga en la ventana.
Y la siesta me invita con su sueño.
Yo sueño. Amanecer cada mañana.


ISABEL NIETO GRANDO

Vuelvo, Gerardo Coria

Vuelvo
con la lluvia
y el deseo rojo del quebracho,
con la tierra
hecha tempestad…
Vuelvo
del lugar sagrado de la tarde,
de un fuego escondido,
del corazón
de tus pisadas.


Gerardo Coria
Piedra Pintada, Traslasierra, Córdoba Argentina

Burka, Carmen Iris de León

Rafael Horacio López y Carmén de Leon 

BURKA

Silenciosa una sombra se desliza
por la calle desierta,
se estremece y agiganta sobre los muros desnudos.
Mujer misterio, indescifrable
forma sin contraluces ni aristas,
tumba de la vida bajo velos,
belleza amordazada,
ojos condenados a no ver el cielo.
La piel se envaina para no herir el viento,
para no besar el sol,
ni enredarse en la arena del desierto.
Crisálida olvidada en su género
vaga como eco fantasmal
en el absurdo mundo de leyendas o de duelos.
Oscuros fanatismos perdidos en el tiempo.
Extraño mundo, el de oprimidos mudos.
Extraño mundo, el de opresores ciegos.


Carmen Iris de León

Conexiones, Isabel Nieto Grando

Conexiones

A mi hija Carina Murua

Yo sé que mi palabra, acaricia tu alma
siempre escucho tu grito que viene desde lejos
La distancia trasporta las voces y los sueños
y tus manos se ciñen en las alas del viento.
Mi sombra es el puente donde migra la sangre
el amor que desborda, hechizando el camino.
Con la sal en mis hombros yo contengo tu llanto.
Desde aquí hija mía, el dolor adivino.
Si tu ríes yo siento, alegría sin causa
caminamos distante enredando suspiros.
Conexiones que surgen desde tu nacimiento.
floreciendo mi vientre, este sueño divino.
Hoy te envuelven mi abrazo que se ciñe callado
somos dos en la vida uno solo en latido.
Porque yo estoy contigo la distancia no cuenta.
Desde lejos, de cerca el amor es el mismo.


ISABEL NIETO GRANDO.

Los días Felices, Eduardo "Lalo" Arguello

LOS DÍAS FELICES

que lejos
me quedas ahora
hemos viajado en el tiempo
aunque me enseñes
a manejar esa maquina
no puedo volver
a esos días
parece que todo avanza
hacia la nada
porque papá?
tenias cien respuestas
para cada pregunta
estoy lleno de respuestas
pero, sigo preguntando
papá


Lalo Argüello

Abrázame, Lucia Nelly Vergara

Abrázame

Abrázame un rato.
Como dulces viajeros,
de azul,
nos tiñamos,
y nos comportemos.
Con ojos amorosos,
en secreto admiremos,
la claridad del día,
al movedizo viento,
que en su camino,
acompaña al otoño,
a las hojas amigas,
jugando a la ronda,
rodando en el polvo.
Traspasemos lunas.
Hasta tarde,
muy tarde,
alumbremos puentes,
con la piel con estrellas,
reflejando luces,
de antigua herencia.
Alisemos la vida,
clausuremos brechas.

Lucia Nelly Vergara

Padre,Celia Inés López Miranda



PADRE

el Toto, el gordo,
se llamaba , pocos lo saben,
Jerónimo Alberto.
y es mi padre.
él habrá imaginado
ir de pesca con su hijo varón
que le enseñaba a volar barriletes
o a embalsamar truchas
y que con unas cuantas maderas
juntos
lograrían un auto, un camión
o un bote,
pienso más bien, en un bote
pintado de rojo y blanco
como los de La Viña.
pero no pudo ser,
porque vine con toda la impertinecia
de sagitario,
en una tórrida noche de verano
y ahora
que el tiempo
me ha dado espaldarazos
tengo que aceptar
que mi padre
es aquel que se durmió para siempre
casi tan cerca de mi cuna
y no me queda más remedio
que escribirlo, así, me lo regalo.
imagino su rostro
moreno
sus manos de mecer la guitarra
de tallar la madera, su voz coplera desvelada
su paso de ferroviario
sin señales,
todo esto imagino
y pienso que cuando sintió
mi peso de pájaro dormido
entre sus brazos de tala o piquillines
se le anudaron sueños
le cruzaron mañanas
por el pecho
y se habrá emocionado.
la pucha
si pudiera recordar
apenitas
un algo de su canto.
padre,
espero que sepa perdonarme
mi deuda con usted
está vigente
le traigo este puñado de palabras
de regalo, he cultivado el don de los amigos
y del canto
pero me faltan
los acordes en aquella
,su dormida guitarra
que no sabe de tiempos ni de ausencias.


CELIA INÉS LÓPEZ MIRANDA       

Mandioca, Celia Inés López Miranda

MANDIOCA

Se desnudó la tarde
una mandioca
perdió la bandada
su pico, aguja plateada
mueve la maleza
busca
en el gris del invierno
que le cae en las plumas
un vuelo posible
su trino , aterido,
me detiene.
queda en mi retina
una rafága
confusa
de sus alas.
Siento el frío.

CELIA INÉS LÓPEZ MIRANDA

Toda, Miguel Ortiz

Miguel Ortiz, Rafael Mario "Ninalquin" Altamirano y Florencio Lima


TODA

Todas las mañanas laten
en tu panza.
Todo comienza en ella
todo aire es limpio
todo campo es nuevo
toda luz es buena.
El árbol te promete
una sombra
y el geranio una risa.
Cada semilla con sol
vive en tu boca
y todo un río de pan
te nada el pecho.
Porque toda mañana
está en tu panza
toda la casa es un mañana
y la vida
huele a desayuno.


Miguel Ortiz

Inercia, Celia Inés López Miranda

Inés López Y Felipe Angellotti

INERCIA

se dejaba llevar por la nostalgia
ella
era una dama
manipuladora
se dibujaba ojeras
decía estar perdida
poseída por la angustia
sin rumbo
y él
nostalgiaba
hasta las márgenes del abismo
cuando ella
lo veía oscilando, ahí,
golpeando a su puerta
entonces , lento
giraba
sobre sus pies
y
preguntaba
qué ocurre, querido
así...
el juego de la
inercia
recomenzaba.


CELIA INÉS LÓPEZ MIRANDA       

Ella, Lelia Recalde Deponti



Lelia Recalde Deponti leyendo en La plaza delo Poetas
50º Encuentro Internacional de Poetas “Oscar Guiñazu Alvarez “ Traslasierra, Córdoba, Argentina. 6, 7, 8 y 9 de Octubre de 2011



Ella
piensa cuanta distancia hacía el cielo
El
mira las hormigas cargadas
Ella
observa el hueco de la nube
El
vive en silencio su sombra
Ella
tiñe la soledad en la palabra muerta
El
juega con el adiós en el abismo de un ojo.

Lelia Recalde Deponti


Enfermera, Isabel Nieto Grando

Enfermera

Con mirada serena se desliza
tan cierta como el sol de la mañana.
Es solo una mujer, frágil, humana
la que apaga el temor con su sonrisa.
Allí donde el dolor tiene su prisa
.su sombra navegante en la ventana.
La pena por sus ojos se desgrana
al rostro sudoroso que agoniza.
Donde todos se niegan, va su mano
y lava las miserias del humano
por que Dios es su lumbre verdadera.
El signo de la cruz lleva en la frente.
No la mires con ojos diferente.
Solo por vocación es enfermera.


ISABEL NIETO GRANDO

La mujer que regresaba, Ricardo Di Mario

Ricardo Di Mario (Los Hornillos, Traslasierra, Córdoba, Argentina) y Lucía Quiroga (La Plata, Buenos Aires, Argentina)

La mujer que regresaba

Esa mujer se iba y volvía/
y en cada regreso era una nueva.
Me llevaba una vida reconocer su misterio,
su claridad de amanecer/
las sombras de su oscuridad.
Esa mujer volvía /
y era un nuevo dilema del amor, de la vida/
y de la muerte también.
Era hermoso interpretar su piel como intacta,
su corazón de nube/
o cielo agitado de vientos,
su voz de hojas enardecidas,
los tallos siempre de retoño.
Y ahí estuve detenido en el tiempo esperando y esperando su regreso/
cada vez.


Ricardo Di Mario

Penas, Lucía Vergara

PENAS

¿Cuantas penas tiene la vida?
Quiero contarlas.
Las hojas del otoño,
me las tapan,
los soles de la tarde,
me las ocultan,
las lunas de la noche,
me las esconden.

Con ellas,
con  la vida,
atravieso trayectos,
desengancho recelos…

Cuando alguna estrella
me las pida,
las vaciaré
en su cárdena cavidad,
y al  alba,
entre neblinas,
expirarán.


Lucia Nelly Vergara

Se fue una madre, Josefina Martínez Godoy

SE FUE UNA MADRE

Hoy en algún lugar de este pequeño universo,
las lágrimas bañan el rostro de un hijo
y, como en cascada se precipitan al río,
río donde la vida eterna, se regocija
con la llegada de la dulce y tierna madre,
que eligió aquel lugar santo
y abrazar el reino de la paz y el amor.
Terminó para ella el sufrimiento en la tierra,
el desconsuelo se apoderó, de su hijo,
ella velará por él, y su luz lo iluminará.
Desde el alto cielo extenderá sus manos
y con enormes alas, lo protegerá.


Josefina Martínez Godoy
Esmeraldas Ecuador

El invierno blanco, Beatriz Tombeur

El invierno blanco
se derrite bajo una
luna amarilla de sol
el invierno trae hielo
y su frio quema
como el desamor al alma


Beatriz Tombeur

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri