EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


¡Silencio!, Oscar Guiñazú Álvarez

¡SILENCIO!

¡Chitón! Callen las fuentes cantarinas
que entre los riscos se deslizan tenues;
callen las hojas sus rumores secos...
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

No vibren más las arpas de los pájaros
que en la quietud del campo arborescente
como un salmo, se cuelan por las ramas...
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

Enmudezca la lira del poeta
y absorba la quietud todos los seres...
¿No la veis en el fondo del recuerdo?
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

Oscar Guiñazú Álvarez

De Muestrario Edición Diario Democracia (1947)

El hechizo de tus ojos, Oscar Guiñazú Álvarez

EL HECHIZO DE TUS OJOS

El hechizo admirable de tus ojos
he de cantar gentil y apasionado
porque lleno de amor y de sonrojos,
al ver tanta ternura, me he quedado.

Corno el pulido lago en plena calma,
llegan las formas a esas flores lilas,
así llega hasta el fondo de mi alma
el celestial azul de tus pupilas.

Me enloquece, me encierra en un mutismo
(como si algo fantasmal tú fueras)
y me conduce el alma al ostracismo
la negrura abismal de tus ojeras.

Y cual lampo que ostenta sus colores
y transita por la bóveda azulada,
así surca el azur de mis amores
la estela juvenil de tu mirada.

Oscar Guiñazú Álvarez

De el amor y el dolor de Eduardo Dawn Edición de autor 1937

Los caballos del tiempo, Carmen Iris De León

LOS CABALLOS DEL TIEMPO

Galopan los caballos del tiempo
en loca carrera
por el filo de la montaña.
Largo e interminable es el aliento.
¿Cuántos soles como estrellas
habrás visto nacer?.
¿Cuántos verás?
Quién sabe...
Cuántas lunas doradas
perderás en horizontes recónditos,
heridas misteriosas
de pálido atardecer.
Sin sangre quedó el valle
en su eterno cansancio de ausencias.
El aire transparente vacila en la veleta.
Su silencio, grillo solitario,
se enrosca con repetidas piruetas
de grises serpentinas.
Una vez, y otra vez…
y volverá a ser.


Carmen Iris De León

El abrazo, Carmen Iris De León

EL ABRAZO

No es mi brazo el que te ciñe,
sólo es suspiro denso
al envolver tu figura
como si fuera un sueño.

No es mi boca la que besa,
sino ese fuego lento
que se enciende como un rezo
y florece en cada encuentro.

Si te acarician las brisas,
allí estoy fresca y temprana:
rocío de madrugada,
vuelo de alas livianas,
dedos que tiemblan distancias
para encontrar en tu piel el sabor de la nostalgia.

Quisiera ovillarte tibio
entre mis labios sedientos,
sentir que he recogido
en mi regazo… el viento.

Carmen Iris De León

Noche de junio, Oscar "Cacho" Acosta

Noche de Junio, reino del frío,
llanto de cielo, canto de grillos.
Noche que llega cual desafío,
cruel, imponente, a los ojos míos.

La plaza desierta, desierto el camino,
sin luna ni estrellas, solamente frío,
Me dicen que es tiempo de volver al nido,
de botar la escarcha que cubre mi abrigo.

Mas como me arranco la nieve del alma,
si el sol nunca brilla en su lontananza,
Mas ignorarlo al dolor que llama
tocando el recuerdo de Junio en la plaza.

El banco vacío, vacía la plaza,
Cesó la llovizna, las nubes se marchan,
las estrellas brillan allá a la distancia.
Alguien se me acerca, se llama esperanza.

Noche de Junio - Oscar "Cacho" Acosta - Resistencia, Chaco

Colección: Versos juveniles 1973.-

El río, Lucia Nelly Vergara

El rio
con sus tentáculos dorados
me abraza
y me lleva con él
hacia el horizonte
sobre una barcaza solitaria.
El agua
dulcemente la mece,
en amoroso vaivén,
en silencioso ritmo,
como una madre
a su niño.

A la distancia,
los pescadores
con su vieja paciencia
recogen sus cañas
con anzuelos vacíos,
pero con dorados sueños
escondidos.

La luna ya da su cara
y desparrama
su barniz de plata.
Regreso
con las luces
encendidas.

Lucia Nelly Vergara

Padre de oficio verdadero, Rafael Horacio López

PADRE DE OFICIO VERDADERO

Padre, el de oficio varios,
Sin placas que remienden las paredes
Caminando con la seguridad de un himno
En el aire de un sulky remendado.
Avejentando estoy
Palpando tu singular riqueza
Que no me viste en monedas mentirosas
Sino en el arte que de la luz copiaste.

Me enseñaste a soñar abriendo surcos
En humildes palabras.
Padre de oficios verdaderos
De miradas sencilla como el trigo
Manos robustas de carnear silencio
Pasos pesados de pensar la patria
En la pesada madera de la vida.


RAFAEL HORACIO LOPEZ

Amor de mar, Beatriz Tombeur

Te conocí en el naufragio
Incontenible y plateado
Y en mis días sin sol
abriste surcos salados.
Pasada la tormenta
Y las heridas curadas.
Volví a ti en un verano.
Estabas manso, sereno.
Tu pleamar me llamaba.
Las caracolas cantaban,
mensajeras seductoras
con tu voz ronca, azulina.
Me arrojé entre tus alas
Y vestida de espuma,
mi cuerpo desnudo
Fue gaviota sedienta,
entre tus olas bravías.
Por la tarde, vestida de lilas,
te alejabas, distante.
Y besabas el cielo.
Yo, paloma dormida
Sobre la arena húmeda
Hasta el próximo sol,

Te aguardaba.-

Beatriz Tombeur 

Dejó que el tiempo pasara… Lucia Nelly Vergara

Dejó que el tiempo pasara…

El largo camino
recorrido
y el polvo a los pies
adherido,
fueron penetrando
por la piel
hasta ajarla.
Desde
que la habitan,
uno ideó
gruesas líneas
y el otro,
dibujó
oscuros trazos.

Por las noches
de luna callada
y sin estrellas,
ella sueña
con cálidos brazos
que borren
las viejas huellas.

Lucia Nelly Vergara

Barridas, Osvaldo Guevara



Barridas, Osvaldo Guevara
De Sin pena en la palabra, Edición de Autor (Código Gráfico), Villa Dolores, Córdoba, Argentina, 2007

Tala Huasi, Hugo Rolando Herrero

TALA HUASI

El silencio turba.
La tenue llovizna
oscurece la mañana.
Los pinos y poleos
perfuman la serenidad
de la montaña azul,
revolotean pájaros
asustados buscando
desorientados sus nidos.
Continúa la lluvia
y en ella busco
tu rostro feliz y el amor
en tu sonrisa.


Hugo Rolando Herrero

Acto de fe, Inés lópez



ACTO DE FE

Le piden que tenga fe.
Le enseñaron a confiar en Dios,
en un Dios,
amor,
que vive en los hombres,
que es verdad , justicia,
que vino a salvar a los oprimidos,
a los pobres .
Le hablaron del paraíso.

Es la hora.

Oye sus voces.
Calla.
Cierra los ojos, reza.
Se adelgaza y se eleva por el haz de luz
que penetra en la inmunda mazmorra
y…
se vuelve luz del mundo.

El sudor y las lágrimas
han corroído lo que fue su rostro.
Ahora, consumido
será sal de la tierra.

Desaparece,
transfigurado,
liberado,
mira hacia atrás,
no hay luces ni túnel,
no hay prójimo.

Ya es memoria
en la mente de sus torturadores.

Inés López

A veces no alacanza, Adrián Salagre (Zahir)

A veces no alcanza
con abrazarse en silencio,
cuando brota el infierno
y los verbos...
por querer decir...
desbocan.


Adrián Salagre (Zahir)

Sombras, Hugo Rolando Herrero


Hugo rolando Herrero y Osvaldo Guevara

SOMBRAS

La tarde transitaba
buscando el final del día.
El crepúsculo acentuaba
las sombras, estiradas
por luces mortecinas
de las farolas encendidas.
en la humilde plaza.
La débil luz mostró
una imagen de mujer,
con asombro en sus
negros ojos y marcada
tristeza en su rostro.
Me acerqué, traté de hablarle,
me contestó el silencio,
y llorando
desconsoladamente
huyó a ocultarse entre
los árboles y las sombras
fueron cómplices
de la pena que ocultaba

Hugo Rolando Herrero


Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri